jueves, 22 de abril de 2010

Cuan puta es la naturaleza

Todos hemos oído cientos y cientos de veces que “la naturaleza es sabia”, que todo está perfectamente relacionado y responde a un fin. Sin embargo, hoy voy a hablaros de cuan perra puede llegar a ser la naturaleza, de que un solo fallo en esa conexión “mística” que todo lo une puede acabar haciéndotelas pasar putas. Aunque suene muy a volcanes en erupción y terremotos, en realidad voy a hablaros de algo un poco más pequeño y complejo, el cerebro. El cerebro también tiene una serie de conexiones que permiten que seamos todo lo que somos, pero son tan enrevesadas, que un solo daño puede llevarte a padecer las cosas más insospechadas. Os dejo aquí una serie de trastornos mentales bastante curiosos para que reflexionéis y os riais un rato.

Síndrome de Tourette. Los enfermos de este mal sufren tics compulsivos que pueden ser de todo tipo, desde simples movimientos faciales a tics vocales. Una tendencia de esta enfermedad es la llamada coprolalia, por la cual el sujeto dice tacos sin control en cualquier situación. La causa de esta patología es desconocida, aunque está relacionada con ciertas anormalidades en algunas regiones del cerebro y fallos en los neurotransmisores. Mozart fue un afectado de esta enfermedad.

Ceguera al movimiento. Una variedad muy rara de visión ciega. El paciente ve bien los objetos estáticos, pero no percibe el movimiento. Si echa el café en una taza, capta sin problemas la cafetera, el plato, la taza... pero el chorro aparece ante sus ojos como una columna helada e inmóvil. Es un mal inhabilitante. Los coches, las personas, las imágenes de televisión aparecen y desaparecen de pronto a distancias diferentes, pero se pierden en cuanto se mueven. Los pocos casos conocidos se han producido tras un accidente cerebro-vascular.

El síndrome o trastorno de Asperger es un trastorno neuromental que forma parte del espectro de trastornos autísticos. Las personas con esta patología no poseen empatía, por lo que se puede decir que sufren una especie de “ceguera emocional”. Al contrario del resto de la gente, no pueden asociar una sonrisa con felicidad, o un llanto con tristeza, del mismo modo que no perciben indirectas, ironías o básicamente, no saben “leer entre líneas”. Al carecer de esta capacidad, el cerebro de las personas afectadas se centra en otros campos, en los que se convierten en expertos (ej: astronomía, física, ordenadores, trenes, maquetas, insectos…) Suelen tratarse de personas con un cociente intelectual superior a la media, y se han dado casos de personas famosas con este trastorno como Bill Gates, Steven Spielberg o el creador de los pokemon. También se especula que Albert Einstein e Isaac Newton pudieron haberlo padecido. Es recreado comúnmente en la televisión, con personajes como la Dra Brennan (Bones), Gil Grisom (CSI: Las Vegas), JJ (Skins) y sobre todo Sheldon Cooper (The Big Bang Theory).

El síndrome de Capgras es un raro trastorno en la cual una persona se aferra a la delirante creencia de que sus conocidos, más frecuentemente el cónyuge o un familiar cercano, han sido reemplazados por impostores de apariencia idéntica. El paciente ve la cara de su cónyuge, por ejemplo, y está seguro de que se trata de un impostor. Parece que se debe a alguna desconexión entre el mecanismo físico del reconocimiento visual y la memoria afectiva. El sujeto ve un rostro conocido, pero no experimente las reacciones afectivas correspondientes a la visión de un ser querido, por lo que interpreta que es un impostor. Es más común en pacientes con esquizofrenia, aunque puede ocurrir en aquellos con demencia o lesión cerebral.

Negligencia hemisférica. Es el deterioro de los centros visuales de un lado del cerebro que provoca que el enfermo sólo vea la mitad de las cosas. Estos pacientes sólo comen, por ejemplo, el lado izquierdo del plato, escriben en el lado izquierdo del folio o se atan sólo el zapato izquierdo.

Koro. Es un tipo de trastorno mental que sólo se da en la China. El enfermo cree que su pene se va reduciendo progresivamente hasta invaginarse en el abdomen y causar la muerte. En un 30 o 40% de los casos el enfermo tiene asociada una depresión, pero el resto no tienen ninguna otra patología. El paciente puede llegar a morir por esta enfermedad.

Síndrome de la mano ajena. La “mano ajena” se presenta cuando las lesiones cerebrales se sitúan en la zona del cuerpo calloso que afecta al miembro “no dominante” (es decir, la mano izquierda si se es diestro). En este caso, la mano izquierda se activa por la acción de la mano dominante (derecha) creando un conflicto entre ambas manos. “Cuando me subo los pantalones con la mano derecha”, dice un paciente, “la mano izquierda empieza repentina y simultáneamente a desabotonar mi camisa”.

4 comentarios:

Evidentemente sabes que transtorno me va a gustar más no¿? jajajajaja!!!
No me extraña que los chinos tengan fama de tenerla chiquitita

Oh my cat, lo del síndrome de Koro es muy bueno, pobres... normal...
si en las estadísticas van los últimos...
jaja
Lau.

En psicología estudiamos esos y más, y realmente tienen tela.
Eso sin hablar trastornos mayores como pueden ser la esquizofrenia, el trastorno obsesivo compulsivo o el maníaco depresivo.
Múltiples peligros que nos acechan escondidos en los rincones del cerebro.

Mira mi niña guapa,como va cogiendo practica.
La peor pesadilla de German

Publicar un comentario en la entrada